Gobierno destraba generación de energía solar y eólica en el país

El Gobierno tiene listo para la firma el decreto con el cual fija las reglas de juego para la contratación a largo plazo de proyectos de generación de energía con fuentes no convencionales renovables, es decir, solar y eólica, entre otras.

 Con esta norma se crean las condiciones necesarias para que estos proyectos, muchos de los cuales están en marcha, sean viables en el tiempo y se puedan conectar al sistema energético nacional.

La entrada de estos generadores a la red de energía nacional permitirá que su cuota de producción de mercado pase de menos del 2 por ciento actual al 10 o 15 por ciento a la vuelta de unos cinco años (2023), con lo cual no solo se garantizará un mejor abastecimiento, sino también una mejora en las tarifas para los consumidores.

Lo que establece la norma son las condiciones para tener contratos de largo plazo para ese tipo de energía, con lo cual se les brinda seguridad a quienes financian esos proyectos, en el sentido de que sus recursos serán devueltos, explicó Alejandro Lucio, presidente de la Asociación Colombiana de Energías Renovables (Ser Colombia).

El mecanismo de contratación de largo plazo permitirá hacer los cierres financieros de los proyectos de generación con fuentes no convencionales de energía renovable, haciéndolos viables y competitivos frente a otros del mercado.

Bajo la actual normatividad, a los proyectos de generación de energía solar y eólica les queda difícil competir con otros mecanismos (térmicas e hidroeléctricas)
 que cuentan con el mecanismo de cargo por confiabilidad, que remunera la existencia de plantas de generación según su capacidad de entregar energía en firme en la medida que cuentan con el recurso para ello (carbón o gas) en cualquier momento.

Pero los no convencionales son proyectos que dependen de que haya el recurso (sol o viento) en ese momento, lo cual es más complicado de prever.

Pese a esto, según datos de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), en Colombia se están desarrollando proyectos de energía solar y eólica por más de 4.000 megavatios.

 

Fuente: EL TIEMPO